El Cáñamo y Las Prendas de Uso Personal

June 28, 2019

Hace algunas décadas el cáñamo era esencial y su cultivo era fomentado por los gobiernos de todo el mundo. No sólo se utilizaba para navegar sino que también se fabricaban cuerdas, correas del paracaídas, lonas de todo tipo, y diferentes prendas de vestir entre otros.

 

En los años 1600 en Japón, los campesinos llevaban ropa hecha de tela de cáñamo, cultivada y procesada localmente. La tela de cáñamo fue el único material disponible para tejer hasta la introducción del algodón, por eso muchos de los kimonos estaban hechos de cáñamo. Por otro lado en California – Estados Unidos, los primeros Blue Jeans fueron confeccionados para los mineros de finales de 1900, hechos con lienzo de cáñamo.

 

Como podemos apreciar, el cáñamo y la ropa, han estado vinculados desde hace mucho tiempo; las fibras de la planta se han tomado en cuenta para la producción de prendas de vestir.

 

 

Las fibras celulósicas que se encuentran presente en los tallos del cáñamo se pueden usar para fabricar diferentes productos tales como, camisas, vestidos, pantalones, suéteres, sombreros y bolsos. La fibra por sí sola funciona muy bien para confeccionar ropa, a su vez se utiliza para fabricar seda y algodón, o para adicionarlo a otros tipos de prendas. Seguidamente veamos algunas de sus bondades:

 

Es resistente y absorbente: los expertos opinan que las fibras de cáñamo son muy parecidas a las del algodón, pero son tres veces más fuertes y mucho más absorbentes, lo que las hace perfectas para diferentes tipos de usos. Su habilidad para absorber la humedad significa que los teñidos son más efectivos y más perdurables. Las fibras de cáñamo tienen una resistencia natural al moho; los ensayos demuestran que el material hecho con cáñamo y de tejido cerrado, repelen cerca del 95% de los rayos UVA. Por lo anterior expuesto, significa que no se desgasta tan fácilmente, por lo tanto soporta muchas lavadas.

 

Se ha encontrado que el cáñamo puede luchar contra el crecimiento y la diseminación de bacterias, lo que hace que las fibras de la planta sean ideales para que sea utilizado en los hospitales. La ropa de cáñamo tampoco retiene demasiado los olores.

 

Posee frescura: cuando se compara con el algodón, la naturaleza porosa del cáñamo lo hace más fresco en verano, pero sus cualidades de aislamiento lo hacen también muy cálido en invierno.

 

Es más versátil: la ropa de cáñamo no se arruga y tiene la habilidad de mantener la forma durante años de uso. Además no necesita limpieza al seco.

Es de Secado Rápido: la ropa de cáñamo es transpirable. Las telas de cáñamo pueden absorber hasta 20% de su propio peso y aún se sienten secas al tacto. También, se seca al aire rápidamente, un aspecto importante para aquellos que buscan evitar el uso de una secadora que puede dañar la ropa.

 

La ropa de cáñamo es liviana: se  puede pensar que debido a que la ropa de cáñamo es fuerte y absorbente, sería pesada. En realidad, la ropa de cáñamo es extremadamente liviana y flexible.

 

Se vuelve más suave cuanto más se lave y se use, a diferencia de la mayoría de las fibras de la ropa, que se vuelven más duras y se rompen con el tiempo, la ropa de cáñamo se suaviza cuanto más se lave y use. Los lavados y el uso repetido no romperán la fibra de la ropa de cáñamo tan rápido como la ropa hecha de otras fibras naturales, como el algodón.