Algo de Historia Sobre Los Vehículos y El Cáñamo

May 1, 2019

Henry Ford nació en 1863, fue el fundador de Ford Motor Company y es considerado el padre de las líneas de producción modernas utilizadas para grandes producciones en masa. Este hombre pasó a la historia de los Estados Unidos al introducir un vehículo de bajo costo, llamado "modelo T"; esto tuvo un tremendo impacto en los hábitos de vida de los ciudadanos estadounidenses de esa época, contribuyendo al nacimiento de la "civilización automovilística" del siglo XX.

 

Este empresario advirtió las posibilidades de los plásticos fabricados con materiales renovables. Los archivos del Museo Henry Ford en el estado de Michigan indican que el 13 de agosto de 1941, Ford presentó al público un vehículo de cuerpo bioplástico; las fuentes señalan que el compuesto del automóvil contenía linaza, fibra de trigo, soja, fibra de ramio y cáñamo. Se considera que la mayor parte del cuerpo era de soya, pero entre el 10% y el 30% de las fibras era de cáñamo. Sin lugar a dudas, este hombre llegó a conocer las ventajas de la planta de cáñamo y sabía que este material podría proporcionar enormes ganancias económicas si se cultivaba en grandes cantidades.

 

 

Con el inicio de la Segunda Guerra Mundial y la participación de los americanos, se puso fin al proyecto de los vehículos de bioclástico. Sin embargo hay diferentes versiones sobre las razones por las cuales el proyecto no avanzó, unos dicen que fue debido a la criminalización del cultivo de la hierba, otros dicen que fue debido al auge de la industria petrolera. El hecho es que después de la Segunda Guerra Mundial los esfuerzos de los Estados Unidos estaban enfocados en otros aspectos, no estaban dirigidos a producir autos y por tanto el proyecto de Ford no siguió adelante.

 

Algunas Iniciativas

 

Aunque el uso del cáñamo para la fabricación de vehículos  aun no es algo del todo establecido en el mundo, se han hecho esfuerzos para promoverlo. Veamos solamente dos (02) casos:

 

El Sr. Bruce Dietzen nativo de Key West – Florida, utilizó el  chasis de un Mazda para construir un vehículo que incluyó en sus componentes el  uso de 100 libras de cáñamo importado de China. Algunas partes pequeñas del carro fueron hechas a base de cáñamo como por ejemplo el cuerpo, el tablero y las alfombras. Las partes del motor, espejos, parabrisas y otras piezas eléctricas fueron hechas de otros materiales.

 

 

Hubo otro caso sonado para el año 2010, la empresa canadiense Motive Industries fabricó un vehículo llamado “Kestrel”, un auto eléctrico con una carrocería a base de plástico de cáñamo, al igual que el modelo de Ford. Este cambio de materiales, se tradujo en un vehículo más liviano de peso, con una eficiencia de combustible de un 25 a 30%.

 

Según los fabricantes del “Kestrel” el cáñamo resiste mejor los choques que el acero, ello se debe a su elasticidad, y posee propiedades mecánicas parecidas  al vidrio. Al tener menos peso que un vehículo tradicional, disminuye el consumo de combustible y la contaminación.

 

 

“¿Por qué usar bosques los cuales han tardado siglos en crecer, y minas las cuales llevan décadas en ser excavadas, si nosotros podemos obtener el equivalente a esos productos minerales, con el crecimiento anual de los campos?”.

Henry Ford

 

 

Se percibe un futuro en el cual la fibra de cáñamo estará presente en los vehículos. Si quiere ampliar información sobre este y otros usos del cannabis, lo invitamos a leer nuestro próximo blog, igualmente  lo invitamos a participar en nuestros seminarios donde podrá ampliar sus conocimientos en esta materia. Para más información visite nuestra página web www.pharmacologyunvieristy.com o escribanos a info@pharmacologyuniversity.com

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Featured Posts